Con honores y con dolor fueron despedidos los restos Esteban Nicolás Lagos, el efectivo de la Policía Federal (PFA) asesinado en un asalto a bordo de un colectivo en Barracas. Estuvieron sus familiares, sus amigos y camaradas en el cementerio municipal de Ezpeleta. El traslado con medidas de protocolo por la pandemia de Covid-19 se realizó con no más de 15 personas que ingresaron al cementerio entre los que estaban la mujer del suboficial asesinado, su hija de 2 años, sus padres, hermanos y primos, muchos de ellos policías.

El cortejo fúnebre con cuatro autos de la casa de sepelios Cuellar salió de calle La Guarda 220 de Ezpeleta, acompañado por una doble fila de motos de la División Motorizada de la PFA y autos oficiales, entre aplausos de vecinos del barrio. Hubo una breve ceremonia religiosa con el capellán policial.

En la entrada al cementerio estuvieron presentes esperando la caravana el secretario de Seguridad y Política Criminal de la Nación, Eduardo Alfredo Villalba; el jefe de la PFA, comisario general Juan Carlos Hernández, y autoridades de otras fuerzas de seguridad nacionales y provinciales.

"Todavía no puedo creerlo, te amo con toda mi alma y mi corazón, nunca te voy a olvidar, sólo decime cómo hago para superar todo esto sin vos", escribió Natalia, la pareja de Lagos, en Instagram.  Por otro lado, los restos de la segunda víctima del asalto en el colectivo de la línea 100, el barrendero Juan Roberto Bonifacio (34), empleado de la empresa Higiene Urbana AESA-Veolia, de la ciudad de Buenos Aires, aún no fueron entregados a la familia.

El hecho ocurrió el lunes a las 23.40 arriba del interno 4845 de la línea 100, ramal 1, que circulaba por la calle Vieytes, entre Quinquela Martín y Suárez, cuando dos ladrones subieron armados. En el momento del hecho en el colectivo viajaban entre 8 y 10 personas más el chofer de la unidad, identificado como Pablo Ramírez.

Según lo que pudieron reconstruir los investigadores en base al relato del chofer y los pasajeros, cuando abordaron el colectivo, uno de los ladrones pasó saludando hacia el fondo y el otro se quedó en la parte delantera, extrajo un arma y anunció que se trataba de un asalto. "¡Bueno, están todos regalados!", fue la frase que ese delincuente gritó al iniciar el robo, tras lo cual tomó como "escudo humano" a un joven de 29 años que viajaba en el primer asiento detrás del chofer.

Al ver la situación, Lagos, quien viajaba entre el pasaje uniformado y con su chaleco antibalas colocado, se levantó de su asiento para dar la voz de alto, pero de inmediato comenzaron los disparos. La autopsia determinó que el policía recibió cuatro disparos de frente: uno en el cuello, otro en el pecho, un tercero en un brazo y el restante en una pierna.

Bonifacio fue alcanzado por un único disparo que ingresó por la espalda, ya que viajaba en un asiento que miraba hacia la luneta trasera del colectivo. Otros dos pasajeros, de 30 y 34 años, resultaron baleados, uno en una pierna y el otro en un pie, con heridas que no revistieron gravedad.

Los dos delincuentes resultaron ilesos y escaparon luego de robar la pistola 9 milímetros reglamentaria del policía baleado.

Ver más productos

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Ver más productos