La muerte se instaló en Italia y no se irá. Con 427 nuevos decesos, la península superó los 3.400 fallecidos, con lo que pasó a China y se convirtió en el país con más muertos causados por el coronavirus en el mundo. Los cementerios no dan abasto, y en Bérgamo camiones militares llevaron decenas de ataúdes para su incineración en otras ciudades. En tanto, el gobierno confirmó que las restricciones se extenderán más allá del 3 de abril.

La cifra actualizada fue brindada por el director de Protección Civil, Angelo Borrelli, quien anunció que en 24 horas murieron otras 427 personas infectadas con coronavirus, por lo que la cantidad total de víctimas desde el 21 de febrero, fecha de la primera muerte por la pandemia, superó los 3.400, con unos 41.000 contagiados

De esta manera, Italia, con casi 60,5 millones de habitantes, se convirtió en menos de un mes en el país con mayor número de fallecidos, superando a China, que ayer mantenía poco más de 3.200 víctimas, entre sus casi 1.400 millones de residentes. Los infectados en el gigante asiático eran anoche unos 81.100.

Extensión

El primer ministro Giuseppe Conte anunció que las restricciones continuarán más allá del 3 de abril. "Las medidas tomadas, sea la de cierre de actividad, sea la del cierre de escuelas, no pueden no ser prorrogadas", afirmó.

"Las medidas restrictivas están funcionando, y es obvio que cuando alcancemos el pico y los contagios empiecen a bajar, al menos en porcentaje, esperamos en algunos días, no podremos volver de inmediato a la vida de antes", agregó.

Horror

Una terrible imagen se vio ayer en el norte italiano. Decenas de camiones militares trasladaron desde Bérgamo, en la región de la Lombardía, una gran cantidad de féretros de víctimas del coronavirus para su incineración en otras ciudades, debido a que el cementerio de la ciudad ya no tiene capacidad para alojar muertos.

Muy temprano por la mañana, una treintena de camiones se hizo presente en Bérgamo para transportar unos sesenta féretros. La mitad fue llevada a Módena y los demás, a Acqui Terme, Brescia, Cervignando del Friuli, Parma, Piacenza y Rimini, entre otros.

El alcalde de Bérgamo, Giorgio Gori, agradeció a las ciudades de diferentes provincias que colaboraron en la triste gestión de la emergencia. "En un momento trágico, su colaboración y su cercanía son encomiables", afirmó, a la vez que expresó que el cementerio local no puede gestionar el alto número de incineraciones, ya que "la mayoría de las familias de los difuntos han elegido esta modalidad".