Ante las dudas generadas por el director general del Comité Organizador, Toshiro Muto; el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Tomás Bach, aseguró ayer que "no sería posible" otro aplazamiento de los Juegos Olímpicos Tokio, ya pospuestos para el año próximo debido a la pandemia de coronavirus.

En una entrevista concedida al diario alemán Die Welt, Bach reveló que "tanto nuestros socios japoneses como el primer ministro (Shinzo Abe), me dejaron muy claro que Japón no podría gestionar un aplazamiento más allá del próximo verano (boreal). Se debe garantizar la disponibilidad de la Villa Olímpica. Lo mismo se aplica a todos los lugares deportivos. No puedes posponer todo eso indefinidamente, como lo harías con un torneo de tenis o un partido de fútbol". No obstante, el dirigente alemán expresó su "absoluta confianza" en la realización de la competencia olímpica en 2021.

Fue el propio director general del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos, Toshiro Muto, quien sembró dudas sobre la posibilidad de que se disputen en 2021: "No creo que nadie pueda decir si va a ser posible controlarlo (al virus) para el próximo julio o no", había opinado.

El presidente del COI indicó, además, que los Juegos Olímpicos de Tokio tendrán un costo adicional de "cientos de millones de dólares" por la imposibilidad de concretarlos en su fecha original, al tiempo que aclaró que "todas las subvenciones olímpicas a los Comités Olímpicos Nacionales para preparar los Juegos se extenderán por un año, y esto también se aplica a las subvenciones para los 1600 atletas de todo el mundo y el Equipo de Refugiados del COI".

Los Juegos Olímpicos de Tokio estaban programados del 24 de julio al 9 de agosto de este año y fueron pospuestos del 23 de julio al 8 de agosto de 2021.