E n un nuevo cuestionamiento público a Jair Bolsonaro, el titular de la Cámara de Diputados de Brasil, Rodrigo Maia, defendió ayer al ministro de Salud, Luiz Mandetta, y dijo que el presidente no tiene "coraje" para destituirlo pese a haber amenazado anoche con echarlo por su gestión de la crisis del coronavirus.

En este marco, Brasil reportó 60 nuevas muertes por coronavirus en las últimas 24 horas y el total asciende a 359. La cantidad de casos positivos, en tanto, asciende a 9.056, una suma de 1.146 comparado con el día anterior

"Bolsonaro no tiene coraje para sacar al ministro y cambiar oficialmente la política frente al coronavirus del Ministerio de Salud. El presidente está en una posición dudosa", dijo Maia, segundo en la línea de sucesión presidencial, en una teleconferencia entre el diario económico Valor y el banco privado Itaú, el más grande de Brasil.

Maia defendió la continuidad de Mandetta, que pertenece a su partido, el conservador Demócratas, frente a la amenaza de expulsarlo hecha anoche por Bolsonaro. "No lo echo porque estamos en medio de la guerra", dijo Bolsonaro, quien afirmó que el médico Mandetta "debe tener más humildad y no aparecer más que el presidente".

Encuestas indican que el ministro de Salud, un ex diputado de bajo perfil del estado de Mato Grosso do Sul, que recomienda el distanciamiento social, es más popular que el presidente. Según Maia, Bolsonaro tendrá consecuencias más negativas en caso de que decida la salida del ministro.

Por su parte, Bolsonaro volvió a fustigar las medidas contra la pandemia ayer en la puerta del Palacio de la Alvorada, al recibir a seguidores que critican a los gobernadores que tomaron acciones de restricción de la actividad económica.

"La sociedad entera va a quebrar", dijo Bolsonaro, quien llamó también "cuervos" a los periodistas que lo esperaban en la puerta de la residencia presidencial. "Yo no fui electo para que me bajen estos cuervos", les comentó a sus seguidores, en un diálogo transmitido por su cuenta de Facebook.

Mientras Bolsonaro sigue negando el poder de la pandemia, los entierros en el mayor cementerio de América latina, ubicado en la ciudad brasileña de San Pablo, aumentaron un 45% en las últimas semanas por el nuevo coronavirus, pero además, por temor a la enfermedad, las ceremonias de sepultura son de menos de diez minutos y con poca gente.

Así lo informaron trabajadores funerarios del cementerio de Vila Formosa, que indicaron que el número de entierros diarios se disparó de 40 a 58. El cementerio se hizo famoso esta semana porque el diario estadounidense The Washington Post publicó una foto con decenas de sepulturas abiertas preparadas para las víctimas de coronavirus y de otras enfermedades respiratorias.

Ver más productos

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Ver más productos