Paulo Dybala fue uno de los primeros deportistas argentinos en dar positivo en coronavirus. El delantero de Juventus (club en el que también contrajeron Covid-19 Daniele Rugani y Blaise Matuidi), junto con su pareja Oriana Sabattini, confirmaron que contrajeron la enfermedad que está azotando a toda Italia y el mundo, pero que se encontraban en buen estado de salud. El 14 de marzo regresaron a Argentna su madre Alicia, su hermano Gustavo y su cuñada, quienes habían ido a visitar al delantero de la Vecchia Signora.

Sin embargo, después de su regreso a Córdoba su hermano junto con su pareja fueron denunciados por haber violado la cuarentena, motivo por el cual el Ministerio de Salid y la Justicia de la provincia activaron el protocolo y los llevaron al Hospital Rawson, donde tras la confirmación de la Joya y su positivo, les realizaron el test correspondiente para saber si ellos también se habían contagiado durante el viaje.

El pasado 22 de marzo se les efectuaron los estudios a todos ellos en dicho nosocomio. Por fortuna de ellos y de todos los ciudadanos, finalmente se conocieron los resultados que arrojaron un resultado negativo para todos ellos. "Solo juntos y unidos se podrá superar esta crisis", sostuvo la familia Dybala a través de un comunicado.