En la tercera movilización consecutiva en reclamo de justicia por el asesinato de Santino, de 4 años, y la violación de su madre, María Mercedes Subelza, hombres y mujeres de la localidad santacruceña de Puerto Deseado mantuvieron un fuerte intercambio con el magistrado de la causa, el doctor Oldemar Villa, a quien le exigieron que trabaje para esclarecer el suceso.

La movilización de la víspera, que se basó en un bocinazo, se concentró a las 16 horas en la calle San Martín, en pleno centro de la ciudad, y se dirigió hacia el juzgado de instrucción a cargo de Villa.

Al llegar a la sede judicial, el magistrado salió de su despacho e intercambió algunas palabras con los presentes en tono elevado.

Varias personas le exigieron que esclarezca el caso, a lo que el juez le indicó que está trabajando para que eso suceda.

Por otra parte, se conoció un pedido de vecinos a través de las redes sociales en el cual "exigían" la "demolición urgente" de La Favela, el barrio en el cual vivía uno de los detenidos.

Mientras tanto, el ministro de Seguridad de Santa Cruz, Lisandro de la Torre, señaló que el caso de la violación de la mujer y el crimen de su hijo de 4 años en Puerto Deseado "está esclarecido" y dijo que los dos sospechosos "ya fueron puestos a disposición de la Justicia", al mismo tiempo que resaltó el trabajo del personal de Criminalística de la policía provincial. El funcionario agregó que "se dispuso que las máximas autoridades se trasladaran al lugar para iniciar la investigación y se ordenó un refuerzo en esa zona para llevar a cabo un operativo cerrojo y evitar que los homicidas lograran escapar".