El crimen lo cometió el 27 de mayo de 1996 y fue condenado por homicidio simple porque entonces no estaba tipificado aún el delito de femicidio. El asesinato fue en la casa de la familia Tablado, en Albarellos 348 de Tigre (foto arriba). La pareja fue hasta esa vivienda tras salir de la Escuela N°1 Marcos Sastre de Tigre. Ambos asistían al turno noche de ese colegio, donde mantuvieron una discusión. Tablado, quien al momento del crimen tenía de 20 años, persiguió a Carolina por distintos lugares de la vivienda -escaleras, cocina y garaje- y la asesinó de 113 puñaladas. En la escena del crimen los investigadores encontraron cuatro armas blancas que usó para matarla: una cuchilla de cocina, dos cuchillos de mesa Tramontina y un formón de carpintería. Alrededor de las 23, cuando los Tablado regresaron a su casa encontraron un panorama horroroso: había manchas de sangre en todos los ambientes. Primero pensaron que ladrones habían entrado a robar y que Fabián estaba herido. Llamaron a la policía. Cuando los agentes llegaron, encontraron el cuerpo de Carolina tirado en el garaje. A su lado estaban las armas que el asesino usó para matarla. Fabián se había ido. Tras matar a su pareja, Tablado escapó y le confesó lo sucedido a un amigo. Se ocultó bajo el puente de la calle Tedín, en Tigre, a unas 20 cuadras del lugar del crimen. Allí mismo lo detuvo la policía unas horas después. Durante la investigación, se conocieron detalles que revelaron que Tablado tenía pensado asesinar a su novia. Fue clave el testimonio de Vallejo, el amigo del asesino, que declaró que le había dicho primero que se iba a matar porque su novia lo engañaba, después que la iba a matar a ella, pero no le creyó.

La querella y fiscalía lo acusaron por homicidio agravado por alevosía en el juicio al que fue sometido. Buscaban que le dictaran perpetua, mientras que la defensa pretendía que se lo declarara "inimputable". En un fallo dividido, la Sala III de la Cámara Penal de San Isidro condenó a Tablado a 24 años por homicidio simple.