Las aplicaciones de delivery, que según el decreto presidencial pueden seguir trabajando, están cambiando su forma de trabajar. Ya no hay contacto entre repartidor y cliente, y lo que más entregan son productos de farmacia y supermercados, y no productos de bares y restaurantes como hasta la semana pasada.

En Rappi, una de las aplicaciones que operan en el país, las compras de productos de farmacias se incrementaron el 50% en la última semana. En Glovo informaron a un medio local que ya no se pide tanto delivery de comida, sino de farmacias y supermercados. En los últimos tres días, supermercados y farmacias crecieron hasta un 40%. Dentro de estos productos, lo que más se pide, según su relevamiento, es el alcohol en gel.

Por su parte, la firma PedidosYa implementó las opciones "dejar en la puerta" y "dejar en portería", con el pago online. Esta es la opción que más intentan aplicar desde la empresa. En muchos casos estas aplicaciones están desactivando de manera temporaria la obligación de firmar por parte de los usuarios cuando reciben los productos.