La titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, alertó que "está claro que el mundo entró en una recesión" con consecuencias que pueden resultar peores que las del 2009, después de la crisis financiera mundial, y requerirá de una asistencia de fondos masivos sin precedentes.

Durante una conferencia virtual brindada a los periodistas de todo mundo, Georgieva señaló que "la profundidad de esta recesión dependerá de dos cosas: contener el virus y tener una respuesta efectiva y coordinada a la crisis". Georgieva precisó además que hay 81 países que requirieron asistencia al organismo, una cifra sin precedentes, y de esos países 50 son de bajos ingresos y 31 emergentes.

Con el "parate repentino" de la economía mundial, la estimación del Fondo "para las necesidades financieras generales de los mercados emergentes es de, como mínimo, US$ 2,5 billones", dijo Georgieva. Advirtió al respecto que "creemos que esto está en el extremo inferior" y sobre los mercados emergentes evaluó que "fueron tremendamente impactados por la epidemia, y podrán seguir siendo aún más impactados en el futuro".

"No deberíamos ir con pequeñas medidas ahora, cuando sabemos que es una crisis gigantesca", dijo minutos después. "Nunca hemos visto la economía mundial parada; cómo hacemos para revitalizarlo es otro tema importante ", expresó Georgieva.