La denuncia del gremio que conducen Marcelo Pariente y Maximiliano Arranz fue a raíz de la muerte de otro trabajador del sector en Rosario, atropellado por un colectivo.

"La Asimm exige el cese de las muertes por precarización. La situación ya supera la pelea o el conflicto por el reconocimiento de las relaciones laborales, la discusión de encuadramiento o el respeto de la normativa vigente. Se asiste a la colisión de dos mundos de cosmovisiones opuestas: el de la lucha de los valores humanistas y cristianos contra la inmoralidad de quienes abrazan a la ‘alta finanza’ en desmedro de la justicia social y el desprecio por la vida", puntualizó.

En un comunicado explicó que el viernes último un trabajador murió en Rosario, Santa Fe, atropellado por un colectivo, y expresó que "ello puede sucederle a cualquier ciudadano, pero no por trabajar a destajo".

Para "las aplicaciones los trabajadores son apenas un puñado de seres humanos descartables y los ‘facilitadores’ de que continúen facturando en el contexto de una pandemia que azota al mundo", dijeron. Añadieron que cuando "una publicidad afirma ‘ponemos lo mejor de cada uno’, la única realidad es que las empresas no ponen nada y los empleados del sector ponen sus vidas".