U na jueza federal de Río de Janeiro ordenó levantar la campaña publicitaria del gobierno de Brasil para suspender el aislamiento por la pandemia de coronavirus y volver a trabajar, decisión que le generó una confrontación con los gobernadores y forzó a Jair Bolsonaro a retroceder y afirmar que no fue una campaña sino un "experimento".

Esto ocurrió ayer, mientras Brasil reportó 22 nuevas muertes por coronavirus, con lo que el número total de fallecidos se elevó hasta 114, mientras que los casos confirmados crecieron un 14% en un día y se ubicaron en los 3.904. Las autoridades sanitarias señalaron que la tasa de letalidad de la enfermedad en el país se ubica en el 2,9%, y que el 90% de los fallecimientos corresponden a personas por encima de 60 años.

El estado de Sao Paulo, el más rico y poblado de Brasil, con unos 46 millones de habitantes, continúa siendo el principal foco de la pandemia en el país con 1.406 infectados y 84 fallecidos por Covid-19. Por detrás, se sitúa el estado de Río de Janeiro, el tercero más populoso del país y que acumula 558 positivos y 13 muertes, consignó el reporte oficial.

El ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, pidió "racionalidad" en el enfrentamiento de la pandemia y no tomar decisiones "por impulso", ni judicializar la crisis sanitaria. "Vamos a movernos por la ciencia y por la parte técnica en la planificación, pensando en todos los escenarios", aseveró.

En este sentido, recomendó quedarse en casa y "disminuir la circulación de personas", un mensaje que contrasta con el del presidente ultraderechista Jair Bolsonaro, quien ha pedido en los últimos días la vuelta al trabajo y ha calificado las cuarentenas decretadas por algunos gobernadores regionales de "crimen".

Frente a esto,la jueza Laura Bastos Carvalho ordenó ayer que el gobierno "se abstenga de vehicular, por radio, televisión, periódicos, revistas, sitios web o cualquier otro medio, físico o digital, piezas publicitarias relativas a la campaña ‘Brasil no puede parar’". En caso de incumplimiento de la orden, la magistrada estimó una multa de 100.000 reales por infracción.

El gobierno federal contrató en carácter de urgencia, sin licitación, una agencia publicitaria para animar a la población a ignorar las recomendaciones de aislamiento social como forma de combatir el coronavirus. La divulgación de las piezas publicitarias, a un costo de 4,8 millones de reales, está prevista para ayer.

La decisión de la jueza Bastos Carvalho es en repuesta a una acción civil que presentó anoche el Ministerio Público Federal en Río para impedir que el gobierno federal lance la campaña "Brasil no puede parar", que coincide con lo expresado públicamente por el presidente Bolsonaro.

Otra de las medidas cumplidas en la medida cautelar obliga al gobierno federal a no realizar ninguna otra campaña que "sugiera a la población brasileña comportamientos que no estén estrictamente fundamentados en directrices técnicas, emitidas por el Ministerio de Salud, con base en documentos públicos, de entidades científicas de notorio reconocimiento". La presentación del Ministerio Público fue firmado por 12 fiscales de la República.

Ver más productos

Aprender a criar a nuestros hijos

Aprender a criar a nuestros hijos

Opciones para los chicos en vacaciones

Opciones para los chicos en vacaciones

Astrología para este 2021

Astrología para este 2021

A 50 años del secuestro de Aramburu

A 50 años del secuestro de Aramburu

Tendencias que te cambian la vida

Tendencias que te cambian la vida

La victoria de River Plate

La victoria de River Plate

Una historia secreta sobre Boca Juniors

Una historia secreta sobre Boca Juniors

La herencia del amor a un club

La herencia del amor a un club

Los libros más buscados en 2020

Los libros más buscados en 2020

Las tendencias que profundizó el COVID

Las tendencias que profundizó el COVID

Ver más productos