A pesar del dolor inmenso que manifestó la sociedad argentina en los últimos días por el crimen de Fernando Báez Sosa, parece que no alcanzó para tomar conciencia, al menos en un grupo de jóvenes que sometió a golpes a una joven por su condición sexual. En la madrugada de ayer, la víctima fue destinataria de un brutal ataque, similar al de Villa Gesell, por ser lesbiana. El hecho tuvo lugar a la salida de una discoteca, en la localidad bonaerense de González Catán.

Alrededor de las 6 de ayer, Nahir Rodríguez se retiró de un local bailable junto con un amigo, sin imaginar el infierno que la esperaba a tan sólo 200 metros. En el camino de regreso, se detuvieron unos minutos en una estación de servicio para cargar nafta. El hombre se separó unos metros de Nahir para abonar el combustible, y ese instante fue aprovechado por unos cinco individuos que la cercaron y posteriormente le manifestaron con clara intención ofensiva: "¿Qué te pasa lesbiana de m...?". Esa fue la aberrante expresión que marcó el punto de partida de una sucesión de golpes de puño, y luego patadas cuando ya la mujer se hallaba en el piso, resistiendo con las pocas posibilidades y fuerzas que le restaban.

El acompañante de la víctima advirtió el violento episodio al escuchar los gritos de su amiga, e intentó protegerla. Sin embargo, dada la superioridad numérica, también fue blanco de la violencia inusitada de los desconocidos. Finalmente, Nahir fue hospitalizada en un centro de salud cercano, producto de los golpes, que afortunadamente no revistieron mayor gravedad, y por lo tanto recibió el alta médica pocos minutos después del mediodía. No obstante, su padre, Pedro Rodríguez, señaló a "Crónica" que "fue igual que en Villa Gesell y no la mataron de milagro porque intervino el chico que estaba con ella. Los cobardes estos escaparon cuando la vieron tirada sin mucha reacción. Le desfiguraron el rostro".

A pesar de que su hija no sufrió heridas de consideración, la mayor afección radica en su estado psicológico, puesto que "está muy triste por lo que le pasó. No lo puede entender, se siente excluida de la sociedad, porque fue discriminada y teme que sea nuevamente blanco de otro tipo de acto violento como el que pasó hoy (por ayer)", detalló su padre. En tanto, él mismo no pudo ocultar que "a mí me genera mucha impotencia por la sociedad en la que vivimos. Cuando me enteré de lo que le hicieron a Nahir se me congeló el alma y me acordé del pibe de Gesell. Sentí parte de lo que sienten hoy los papás de ese chico, aunque yo a mi hija la tengo. Pero te decepciona ver que ella no puede ser libre".

Los que sí continúan en libertad son los violentos que atacaron a la joven, dado que hasta el momento no han sido identificados.

Ver más productos

Cuarentena y conocimiento ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Cuarentena y conocimiento ¿Cómo funciona nuestro cerebro?

Cuarentena, encierro y libertad

Cuarentena, encierro y libertad

Se extiende la cuarentena: consejos para sobrellevar el encierro

Se extiende la cuarentena: consejos para sobrellevar el encierro

Días en casa: aprendé astrología

Días en casa: aprendé astrología

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

Consejos para cuidarnos en tiempos de cuarentena

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

En momentos de cuarentena la receta es aprender a cuidarnos

La historia del robo del siglo

La historia del robo del siglo

Necesitamos un Ruido de Magia

Necesitamos un Ruido de Magia

Ser hincha es contagioso

Ser hincha es contagioso

Un relato de Academia

Un relato de Academia

Ver más productos