L eyenda viviente. Quizá esa sea una de las maneras más apropiadas de definir a Mirtha Legrand, un caso único en el medio artístico argentino, por su increíble vigencia y su capacidad de reinvención, sin dejar de ser ella misma. El 23 de febrero de 1927 nació Rosa María Juana Martínez Suárez, en Villa Cañás, Santa Fe. Su debut fue a los 14 años, como extra junto con su hermana melliza, Silvia, en "Educando a Niní", protagonizada por Niní Marshall. Fue apenas su primer paso en el cine, donde se consagraría poco después, en 1941, con "Los martes, orquídeas", una comedia romántica en la que fue la estrella juvenil y de cuyo estreno la Chiqui siempre recuerda: "Esa noche llegué al cine con mi mamá, no me conocía nadie, pero volví a casa en limusina".

Así es la vida de Mirtha, destinada a brillar. Aunque pronto fue una actriz solicitada para filmes más bien livianos, en 1960 demostró que podía ser una intérprete de ficciones serias. "La patota" (1960) fue dirigida por su marido, Daniel Tinayre, y una bisagra en su carrera.

A mediados de la década del 1960 incursionó en la todavía "nuevita" televisión. "Carola y Carolina" la reencontró artísticamente con su hermana. Fue un ciclo de Canal 13 donde también actuaban Tincho Zabala y Osvaldo Terranova. Pero dos años después el camino de la actriz daría un giro fundamental: fue el debut de "Almorzando con las estrellas", una idea de Alejandro Romay, que ya era director de Canal 9 y le ofreció este formato, totalmente novedoso. El éxito inmediato y el carisma de la Chiqui como conductora hicieron que pronto el ciclo pase a llamarse "Almorzando con Mirtha Legrand", tal como continúa hasta hoy.

También hizo teatro, siendo "40 quilates" (1970) su mayor suceso sobre tablas. En 2012 aceptó la idea de su nieto Nacho Viale, productor de su programa, de volver a la ficción en pantalla chica con "La dueña", una miniserie que emitió Telefé y con la que Legrand volvió a actuar tras casi medio siglo.

El año pasado celebró 50 años de su programa. Lejos de tomar la cifra como una buena excusa para retirarse a descansar, Mirtha sigue activa, hasta el punto de haber atravesado este verano una suerte de "abstinencia" de tele que padeció en Mar del Plata con unas forzadas vacaciones. Es que el El Trece, por un tema presupuestario, decidió no hacer sus dos ciclos ("La noche..." y "Almorzando...") esta temporada estival, y la diva lo lamentó mucho.

Nada de quedarse quieta: Legrand, que pasó casi dos meses en La Feliz, salió casi todas las noches a ver teatro, su gran pasión como espectadora. De vuelta en Buenos Aires para preparar su regreso a la tevé, el 7 de marzo, Mirtha sigue yendo a ver espectáculos varias veces por semana.

Por su mesa pasaron cientos de invitados, todo el que es "alguien" en la esfera pública estuvo alguna vez con ella. Políticos, artistas, intelectuales, famosos y mediáticos. El Trece ya promociona su vuelta como la de la "Reina de la Tevé: una leyenda indiscutida", y razones no le faltan a ese spot. Bisabuela, actriz, conductora, opinóloga (de las informadas), madrina de causas nobles y presencia imprescindible en nuestro medio, ¡feliz cumpleaños!

Ver más productos

¡Mes del niño solidario!

¡Mes del niño solidario!

Alberto Fernández: el componedor político

Alberto Fernández: el componedor político

¡Últimos días de SALE!

¡Últimos días de SALE!

Viví el deseo y el placer

Viví el deseo y el placer

¿Cómo conocer tu destino?

¿Cómo conocer tu destino?

¡Descuentos en Cronishop!

¡Descuentos en Cronishop!

Cómo ser más inteligentes

Cómo ser más inteligentes

¡Ahora que somos felices!

¡Ahora que somos felices!

Para trabajar la mente y la paciencia

Para trabajar la mente y la paciencia

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Ver más productos