E l balance de la educación argentina en los últimos veinte años podría resumirse en la frase "una de cal y una de arena". Si bien hubo un gran aumento en la cantidad de alumnos, docentes y escuelas, los resultados de las Pruebas Internacionales de Evaluación de los Alumnos (PISA) -que miden la calidad de los aprendizajes en diversos países del mundo- no fueron alentadores.

La presidenta de la Asociación Civil Educación para Todos y referente del Observatorio Argentinos por la Educación, Irene Kit, en diálogo con cronica.com.ar, aseguró que "en educación inicial hay 480.000 estudiantes más que en el 2000 y en secundaria, 653.000 estudiantes adicionales; esto no porque haya más nacimientos, sino más estudiantes ‘nuevos’, que antes no tenían escuela".

"En el 2000 egresaron 229.000 estudiantes de la secundaria, y en el año 2017 pasamos a 348.000, un 50% más (sin contar ni educación de adultos ni el Plan Fines)", agregó. Kit también remarcó que , desde la incorporación de estudiantes, los resultados de aprendizajes "no empeoraron", sino que mostraron un "estancamiento" o "tenues mejoras".

Buenas y malas

"En las últimas décadas pasaron cosas positivas para la educación: hay más estudiantes y, junto con ello, más escuelas y más docentes. Hubo muchas actividades de capacitación de los docentes, y un compromiso muy fuerte con la educación como un derecho que se debe proteger para el presente y el futuro. Hubo un período de mucha inversión desde el 2005, con un deterioro reciente que no es irrecuperable", detalló.

No obstante, también señaló: "Estamos lejos del techo de lo que pueden aprender y enseñar los estudiantes y los docentes argentinos. No estamos para conformarnos, al contrario. Tenemos que sentir urgencia por mejorar los aprendizajes, porque todos terminen la escuela aprendiendo, porque también se aprendan valores y actitudes valiosas. Hay problemas de infraestructura, de salarios docentes y de recursos tecnológicos y de aprendizaje en las escuelas", precisó.

Pruebas PISA

El Informe PISA, que se lleva a cabo regularmente cada tres años por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, es de las pruebas más prestigiosas a nivel mundial. Los últimos resultados de estos exámenes, que evalúan a estudiantes de 15 años en matemática, lectura y ciencias, posicionaron a la Argentina en el lugar 63 entre los 77 países.

"Lo que dicen los resultados es que la mitad de los estudiantes no pueden aplicar su dominio de la lectura a situaciones de la vida real en la que se requiera comprender y usar un texto escrito. Lo mismo para matemática: no es hacer un cálculo suelto, sino utilizar herramientas matemáticas para actuar en una situación de vida propia de los jóvenes", analizó Kit.

Luego, insistió: "Sería interesante analizar con cuidado, si es que nos va mal en PISA, por qué aún la enseñanza en las escuelas argentinas está atrapada dentro de las cuatro paredes de las aulas. Si lo que sucede es que pesa más la enseñanza de largas listas de contenidos que el aprendizaje profundo que desarrolla el pensamiento y la creatividad".

Ver más productos

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Ver más productos