Los investigadores hallaron un "cañito" que pasaba a través de su pared y llegaba hasta la casa vecina de Claudia que el hombre utilizaba para escuchar sus conversaciones.