El director del Hospital Zonal de Puerto Deseado, donde permanecía internada la mujer, afirmó hoy que la paciente "está fuera de peligro", pero con secuelas psicológicas que prolongarán su estadía en el centro de salud. Gustavo Morín señaló que evoluciona de las lesiones, aunque a nivel psicológico continúa "conmocionada" por lo que le pasó. Morín agregó que la víctima "está estable, bajo asistencia psicológica" y respecto de las lesiones indicó que "tuvo un traumatismo de cráneo, leve, por un golpe en la zona occipital con herida cortante". "Se le realizaron las tomografías pertinentes, pero no tiene lesión cerebral, más que un corte importante que tuvo en esa zona", indicó. Agregó que "tuvo traumatismos por golpes en el rostro y las manos que no revisten gravedad ni hay riesgo de vida". "El mayor problema que queda para adelante es su consistencia mental de asimilar este hecho", expresó el médico, al detallar que luego de ingresar, "a la hora y media se le pudo decir que su hijo había fallecido, y ahí quedó internada a cargo del equipo de psicólogos y psiquiatras del hospital".