M aría Yusco tenía 45 años, su femicida, 60 y acababa de salir de la cárcel, tras ser detenido en Jujuy por trata de personas. La mujer y Jerónimo Cruz convivían en la casa del partido de Escobar donde ayer se encontraron los restos de la mujer, como resultado de la brutal agresión que sufrió tras una discusión.

Con la llegada de la policía, luego de las denuncias de varios vecinos, el agresor fue internado por presentar lesiones gravísimas a raíz de un intento de suicidio, hecho que finalmente se consumó horas después en el hospital, donde el sujeto falleció por la noche.

La terrorífica escena habría sucedido delante de una niña de 7 años, hija de la victima, que fue encontrada en estado de shock en la vivienda. Según informó la policía, el violento ataque se produjo en Las Rosas e Inmigrantes, donde acudieron efectivos del Comando de Patrullas y de la comisaría 1ª que encontraron a Yusco en el suelo, ensangrentada y con al menos cinco heridas cortopunzantes que serían la causa de su muerte.

La causa quedó a cargo del fiscal Cristian Fabio, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI), quien por la tarde recorrió la escena del crimen junto al personal de Policía Científica abocado a las pericias.

En una primera instancia, los investigadores habían establecido que tras la llegada del hombre û que hasta el mes pasado había estado detenido en una causa en la que se lo investigaba por integrar una red de trata-, la pareja discutió fuertemente y la victima intentó defenderse con un cuchillo, lastimando a Cruz en la zona abdominal. Una teoría que por la tarde cambió.

El sujeto había quedado internado en gravísimo estado, con custodia policial, acusado de haber asesinado a su esposa, según habían explicado fuentes judiciales, que además confirmaron que en base a los elementos reunidos en la vivienda y a los dichos de la hija de Yusco y de un vecino que llegó para detener a Cruz, el acusado la habría atacado con un cuchillo en una habitación de la casa que compartían y luego de cometer el femicidio se dirigió a otro dormitorio donde se haría infringido las lesiones con la misma arma blanca, la cual fue secuestrada en el lugar.

Fuentes judiciales confirmaron que no había denuncias previas por violencia de género por parte de Yusco, aunque de las declaraciones de los vecinos se desprende que existían conflictos previos y violencia intrafamiliar.

Como principal antecedente, Cruz había sido detenido en la provincia de Jujuy y trasladado al penal de Ezeiza, donde permaneció hasta marzo de este año cuando recuperó la libertad.

La hija de la mujer asesinada quedó al cuidado de la justicia, por intermedio de la cual recibió contención psicológica de parte de expertos del área de Niñez y Adolescencia de Escobar. En las próximas horas será formalmente puesta al resguardo de sus familiares que residen en esa localidad bonaerense.

Ver más productos

Vendé tus productos en Cronishop

Vendé tus productos en Cronishop

La biografía definitiva de Evita

La biografía definitiva de Evita

No aflojamos: protegete del Coronavirus

No aflojamos: protegete del Coronavirus

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

El Atlas de Camisetas

Los fanáticos del fútbol tienen un Atlas

Salí protegido: máscara facial protectora

Salí protegido: máscara facial protectora

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

¡Ayudá a los que más te necesitan!

¡Ayudá a los que más te necesitan!

Ver más productos