E l papa Francisco manifestó ayer, en el Vaticano, su "cercanía" con los infectados por el coronavirus, que superan los 300 en Italia, así como también con quienes "se están esforzando" para "frenar el contagio" de la enfermedad.

"Deseo expresar nuevamente mi cercanía a los enfermos del coronavirus y a los operadores sanitarios que los curan, así como a las autoridades civiles y a todos los que se están esforzando para asistir a los pacientes y frenar el contagio", expresó el pontífice en la Plaza de San Pedro.

La audiencia de este miércoles fue la primera del año en la tradicional plaza vaticana, luego de que en enero y febrero se hicieran en el Aula Pablo VI del Vaticano, y tras la decisión de la Santa Sede de volver a un lugar abierto, con menos riesgo de contagios.

Al final de la audiencia, en lugar de subir al papamóvil, como es su costumbre, el Papa, de 83 años, estrechó las manos de docenas de fieles y besó a algunos niños. El año pasado Francisco no quiso que le besaran el anillo pontificio y explicó luego que se trataba de una fuente de gérmenes que deseaba evitar. El pontífice es conocido por abrazar a la gente y besar, e inclusive se deja tocar y acepta los mates que le ofrecen sus compatriotas.

Pero el pasado martes, el Vaticano anunció una serie de medidas para reducir los riesgos de propagación del virus, por lo que pospondrá algunos eventos planificados originalmente para lugares cerrados.

El director de la Oficina de Prensa del Vaticano, Matteo Bruni, fue quien precisó que la audiencia general de los miércoles no se suspende, sino que volverá a realizarse en la Plaza de San Pedro. Pero el aumento de casos en Italia llevó a posponer distintos encuentros en lugares cerrados y con una importante afluencia de público.

Se trata de una medida flanqueada por otras de carácter médico, en primer lugar, la habilitación de un puesto con "un enfermero y el médico de guardia para la asistencia inmediata en el dispensario del Vaticano, en el caso de pacientes con síntomas atribuibles al coronavirus". Además, se han instalado "dispensadores con desinfectantes de manos" en las oficinas en las que se permite el acceso a la Ciudad del Vaticano.

Ver más productos

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Ver más productos