C on la propuesta al gobierno nacional para dialogar -en medio de las versiones de un recorte de la coparticipación que recibe-, Horacio Rodríguez Larreta inauguró ayer las sesiones de la Legislatura porteña.

El jefe de Gobierno porteño prometió continuar una serie de obras planteadas durante la campaña electoral, como la eliminación de barreras del tren Sarmiento, la construcción de escuelas y el traslado de la cárcel de Devoto a Marcos Paz. También anunció la mudanza del Mercado de Hacienda y la transformación de la ex cárcel de Caseros en la nueva sede del Ministerio de Hacienda; la renovación del casco histórico y la finalización de la recuperación de la histórica Confitería El Molino.

Sin hacer referencia a ninguno de los dos puntos de conflicto con el gobierno nacional -la disputa por la coparticipación y la cesión de terrenos federales a la ciudad-, Larreta remarcó su apertura al diálogo: "De mi parte, siempre voy a estar dispuesto a dialogar con ustedes, con los referentes de sus partidos políticos, con el gobierno nacional y con el gobierno de la provincia para que entre todos trabajemos en los desafíos que compartimos", les dijo a los legisladores.

La problemática de género también tuvo lugar en su discurso: "En el mandato anterior lanzamos créditos para mujeres emprendedoras y las licencias compartidas para que el cuidado de los bebés sea repartido entre padres y madres". Y agregó: "En los próximos cuatro años vamos a entregar mil créditos para emprendimientos liderados por mujeres. También nos comprometemos a incorporar 2.500 mujeres como conductoras de transporte público".

Críticas

Desde la oposición, en tanto, cuestionaron el discurso del jefe de Gobierno porteño. Puntualmente, cuestionaron que haya destacado logros en educación ante la continuidad de faltante de vacantes, y también hubo reproches en temas de seguridad. Por último, el Frente de Izquierda remarcó que Larreta elogió su gestión en el Barrio 31, que permanece sin agua hace semanas.