> Eleva gradualmente la edad jubilatoria de jueces hasta llegar a los 65 años en 2025.

> La escala para el aumento de la edad será la siguiente: 60 años en 2020; 61 años en 2021; 62 años en 2022; 63 años en 2023; 64 años en 2024; y 65 años en 2025.

> Establece el 82% móvil sobre un promedio de los últimos diez años -y no sobre el último haber.

> Aumenta en 7% los aportes adicionales, pasando del 11% al 18%

> Se continúan exigiendo treinta años de servicio con aportes computables en uno o más regímenes, pero al mismo tiempo se establecen tres requisitos adicionales a cumplir en forma simultánea para acceder a la prestación, a saber: un desempeño mínimo de veinte años en el Poder Judicial de la Nación o en el Ministerio Público; al menos diez años continuos o quince discontinuos en alguno de los cargos específicos citados en el anexo de la ley, siempre que se encuentren en su ejercicio al momento de cumplir los demás requisitos necesarios para obtener la prestación; y por último, el cese definitivo en el ejercicio de su actividad.