Los pequeños tienen sólo 7 y 4 años, y la víctima, la madre de ambos, tiene 24. Para someterla, el hermano de 34 años de ella la golpeó, y no sería la primera vez que la abusaba.