España continúa en fase de estabilización, pese a que ayer se registró un leve repunte de muertos, con 757 fallecidos más, mientras los contagios también se incrementaron en 6.180, hasta llegar a los 146.690. Las personas que fueron dadas de alta ya son 48.021, tres veces más que el número de fallecidos, 14.555, desde que comenzó la pandemia.