La víctima ayudó a un patovica a no dejar entrar al criminal, y este fue a buscar el arma blanca, lo esperó cuando se retiraba y le dio dos puntazos. Su versión de que se defendió es poco creíble.