L os precios de los alimentos, bebidas y los artículos de limpieza no tienen freno hace rato a pesar de las advertencias públicas del gobierno. Ante la posibilidad de un aislamiento obligatorio en el marco de la pandemia del coronavirus, miles de consumidores se acercaron ayer a supermercados y mayoristas para abastecerse por un tiempo prolongado, muchos se encontraron con precios más desorbitantes de lo común, largas filas para pagar o quedaron presos de las marcas más caras.

Pese a las recomendaciones y las promesas de que no faltarán productos, decenas de personas se amontonaron en los supermercados y las farmacias. "Hay una efervescencia muy grande por parte del consumidor que prevé que se podría restringir la circulación de productos por la cuarentena oficial. Pero la situación marca que ni siquiera en los países donde hay mayor cantidad de casos de personas afectadas por la pandemia y tiene mayor cantidad de infectados y muertos, se ha prohibido la comercialización de alimentos y bebidas", aseguró a este diario el experto en consumo y director de la consultora Focus Market, Damián Di Pace.

"Crónica" se acercó a conversar con los consumidores en un supermercado de la ciudad. "Hay precios que no se pueden creer, como la carne o el queso. Sorprende que estén todas las cajas de cobro abiertas, cuando siempre hay tres. Nunca lo había visto esto. Es tal el nivel de desesperación que veo que me estoy llevando un par de cosas más por las dudas", sostuvo Alejandra Serra.

En tanto, Lidia Sabor, agregó: "Estoy horrorizada. Quise comprar queso cremoso para hacer una pizza y el único corte disponible decía $403. Pescado no hay, alcohol no hay, y lo de Precios Cuidados ni lo encontrás".

Alejandra Horcada contó que "de atún sólo quedan las marcas más caras y de fideos no hay casi nada. Hay un par de góndolas que están vacías Venía a buscar lavandina y no hay, también lo que necesito para los próximos días, pero no queda nada".

Rubén Onofrio repasó que "por la mañana fui al mayorista como siempre con mi mujer y había como una cuadra de autos, cuando vimos eso nos volvimos. Ahora vine al súper hace dos horas, y esto es tremendo.

Y Pascual Bartolomeo, jubilado, de 82 años, dijo: "Quise venir ayer a la tarde y estaba colapsado. Vine hoy a las 10 y me estoy yendo ahora, tres horas después recién. No se puede caminar. Si no me acompañaba mi hija, que tenía que comprar cosas también, no vengo ni loco".

Ver más productos

Descubrí estas tendencias imperdibles

Descubrí estas tendencias imperdibles

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Ver más productos