Ante la necesidad de mejorar el bienestar de los franceses, el presidente Emmanuel Macron (foto) anunció una serie de medidas de alivio que incluyen la suspensión del pago de alquileres, facturas de electricidad, agua y gas, así como exensiones impositivas y de cargas sociales para empresas "de todos los tamaños".

"Estamos en guerra", afirmó el mandatario al anunciar una cuarentena, aunque no mencionó la palabra. "Sólo se puede ir a trabajar cuando el trabajo a distancia no sea posible, cualquier infracción será sancionada", advirtió el funcionario.

Luego, profundizó sobre las medidas de alivio económico que aplicarán en el marco de la emergencia. "Ninguna empresa, no importa el tamaño que tenga, va a quebrar y ningún ciudadano se va a quedar sin recursos para afrontar esta crisis", prometió Macron, quien también afirmó que "las empresas deben facilitar el trabajo a distancia".

Además, anunció que destinarán 300.000 millones de euros a salvar las compañías y que el Estado asumirá el pago de los créditos bancarios contraídos. También se suspenderá el pago de impuestos y cotizaciones sociales, de las facturas del agua, luz y gas. Respecto al pago de alquileres, no aclaró si su suspensión se aplicará a las empresas o a toda la población.

En Francia ya hubo al menos 6.650 infectados y 148 muertos.