Una maestra jardinera brasileña murió mientras intentaba tomarse una selfie sobre unas rocas de la playa de Penha, ubicada en el norte del estado de Santa Catarina. La joven cayó aproximadamente cinco metros tras perder el equilibrio. Los socorristas de la playa y un grupo de bomberos lograron sacar a la joven del agua usando un helicóptero, aunque los fuertes vientos y la difícil ubicación complicaron las acciones de rescate.

Soliane Luiza (foto), de 28 años de edad, sufrió ahogamiento de grado 6, el más grave de todos. Por ello, no tenía signos vitales en el momento de ser evaluada. El equipo de rescate logró reanimarla por algunos minutos. Sin embargo, Luiza sufrió un paro cardiorrespiratorio que terminó por quitarle la vida. La joven trabajaba como docente en un jardín de infantes, el cual lamentó el fallecimiento con una publicación en su perfil de Instagram: "Sol fue una maestra ejemplar, dedicada, solidaria y muy querida. Encantaba con su alegría e iluminaba con su luz".