C uando hace seis meses se conoció la existencia de Magalí Gil, presunta sexta hija de Diego Maradona, el esperable revuelo duró poco, porque los abogados de ambos tenían buen diálogo y todo apuntaba a que el Diez se realizaría voluntariamente el examen de ADN para comprobar la filiación.

Sin embargo, el tiempo pasó y, ante la falta de respuestas, la joven decidió ir por la vía legal. "No se hizo nada", dijo Marcelo Izquierdo, y agregó en diálogo con Teleshow: "Estamos yendo directo por la vía judicial". Además, explicó que ya enviaron la notificación de la correspondiente demanda y ahora tienen que aguardar por la respuesta.

La joven se enteró de que el ex futbolista podría ser su padre recién hace menos de un año, cuando se encontró por primera vez con su madre biológica, ya que ella fue adoptada. En el caso de Diego Jr., hijo del ex futbolista y Cristiana Sinagra, ante las reiteradas negativas del astro a hacerse los estudios, la Justicia decidió que el joven tenía derecho a usar el apellido Maradona y recibir una manutención de parte de su padre. Años después, el ex jugador terminó forjando un vínculo con él.

Hasta el momento Maradona tiene cinco hijos reconocidos: Diego Junior, fruto de su relación con Sinagra en Nápoles; Dalma y Gianinna, de su matrimonio con Claudia Villafañe; Jana, de un romance con una joven marplatense, y Dieguito Fernando, hijo de Verónica Ojeda. Santiago Lara, un chico oriundo de La Plata y hoy de 19 años, también espera que su presunto progenitor acceda a hacerse los análisis.