Muchos compatriotas se están alojando en casas de familia porque los hoteles empezaron a cerrar. "Me cobran 20 dólares por día, pero el gobierno y la policía no quieren que nos quedemos en casas de familia y la gente en la calle nos denuncia", contó Solange.