S igue la novela del negocio de los lavaderos de hospitales, policía y bomberos en Ciudad de Buenos Aires y provincia. Desde "Solo periodismo", Roberto Marquinez -empresario textil damnificado- apuntó contra el dumping de ANCA y Tex Care, empresas monopólicas que se quedan con la totalidad del rubro. "Fue una decisión política", dijo sobre las polémicas licitaciones.

Crónica HD viene denunciando el negocio que une a dos empresas que monopolizan el mercado y que en las licitaciones ofrecen servicios un 35% por abajo de los precios promedio. El epicentro está en la familia Andrelo. Ricardo es quien lidera ANCA, empresa que, además, aportó en las campañas de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal. En la novela también está Tex Care, conducida por Vaccarino, yerno de Andrelo. Y como si fuera poco, el directorio está unido por lazos familiares.

Curiosamente, ambas empresas ganan casi todas licitaciones. En la ciudad de Buenos Aires las dos firmas tienen el 70% del lavado de camas de los hospitales, y casi la totalidad del lavado de la Policía de la Ciudad y los bomberos.

"Avanzaron en el mercado de manera desmedida", dijo en los estudios del canal Roberto Marquinez, hoy un empresario textil que dejó el negocio de los lavaderos en el 2010. "Tienen una posición dominante porque ganan las licitaciones desde el primer gobierno de Macri en la ciudad", destacó. El dumping se trata de "buscar los mejores clientes de la competencia. Salen a intimidar y no hay forma de poder seguirlos", añadió.

"Algunas empresas dejaron de existir por el aumento desmedido en los costos de la lavandería. Fue una decisión política", dijo Marquinez, y a modo de ejemplo agregó que "se los contrató para los Juegos Olímpicos de la Juventud", evento organizado por el Gobierno de la Ciudad.

"El dumping está dejando a muchos lavaderos en situación de riesgo", resumió el empresario.