Las muertes provocadas por el brote de coronavirus superaron este viernes el umbral de los 100.000, con más de 1.600.00 casos confirmados de COVID-19 en todo el mundo. La primera muerte se produjo en Wuhan, China, el 9 de enero. La cifra de muertos se ha acelerado a una tasa diaria de entre 6% y 10% durante la última semana.