El jefe del equipo de expertos chinos que enfrentaron al coronavirus en la ciudad de Wuhan y llegó a Italia para luchar contra el virus, dijo: "Las medidas deben ser mucho más estrictas, estoy asombrado de la cantidad de gente que sigue en las calles".