Ciudades como Niza y Perpiñán han impuesto el toque de queda nocturno para impedir el relajamiento del confinamiento. En tanto en París, han decidido restringir los horarios de salidas para hacer deportes.