D estinatarios de los aplausos diarios, los profesionales de salud llevan adelante un rol esencial, admirable, que caracteriza a su actividad, pero que en tiempos de cuarentena y pandemia sus esfuerzos y conocimientos se tornan aún más imprescindibles. Puesto que afrontan y combaten contra una enfermedad sumamente desconocida y expuestos a la misma, poniendo sus propias vidas en riesgo. En la Clínica Zabala, el médico clínico, y también cardiólogo, Mariano Masciocchi, atiende a un número cada vez más creciente de personas que requieren asistencia por diferentes patologías, pero en su gran mayoría alertados por un posible cuadro de coronavirus.

En el mencionado centro de salud se han registrado 13 casos infectados con Covid-19, y dada su experiencia en la atención de estos pacientes, Masciocchi detalló a Crónica que "por lo que hemos visto hasta ahora se van descompensando en días sucesivos. Por eso no tenemos mucho tiempo para actuar porque el afectado puede cambiar notablemente su estado por desaturación de oxígeno, por ejemplo". Por esta razón, el especialista dejo en claro que "nos preocupa mucho, principalmente el pico que va a suceder pero no sabemos cuándo, ojalá que sea lo menos posible para poder brindarle asistencia a todos, y que alcancen los insumos, y los elementos".

Por su parte, Osvaldo Castillo es enfermero del Hospital Simplemente Evita, de la localidad bonaerense de González Catán. Allí también son receptores de una importante cantidad de vecinos que solicitan atención, atemorizados por la pandemia. Sin embargo, producto de ese miedo, Castillo reveló que "hay gente que nos oculta información y fue así que nos dimos cuenta de eso". El trabajador sanitario, desde hace 32 años, exigió que aquel que concurra al establecimiento hospitalario "tiene que ser consciente que debe dar la información correcta por su bien y el de la comunidad". Afortunadamente, Castillo y el resto del personal de salud no se han encontrado con casos confirmados.

En la misma línea, el doctor Masciocchi reconoció que "estamos muy estresados, y cansados, en mi caso en mis tiempos libres me la paso estudiando, debo actualizar mi conocimiento porque se conoce poco el virus y en diez días el protocolo ha cambiado cuatro veces". Una incertidumbre por la cual Mariano destaca la labor de los profesionales de la salud, al considerar que "estamos en la primera línea de un combate contra una enfermedad que desconocemos, que es grave, y por eso apelamos a la concientización. Les pedimos a la gente que no salga de sus casas, sabemos que es difícil estar encerrado. Además les pedimos que se higienicen las manos, no usen guantes, ni tampoco barbijos. En este caso lo importante es mantener la distancia con otra persona. No usemos insumos en vano, que puedan llegar a faltar".

En su caso, Castillo resaltó que "enfermería está dando todo, hemos suspendido licencias, vacaciones y eso la sociedad no lo ve, no nos sentimos valorados". Al mismo tiempo, confesó que "si existe la reencarnación, volvería a ser enfermero".

"¿Me regalás una hora?"

Simultáneamente a su desempeño profesional en la Clínica Zabala, el doctor Masciocchi es presidente de la ONG "¿Me regalás una hora?", la cual cuenta con cuarenta especialistas y centenares de voluntarios para suministrarle atención médica a personas en situación de calle, o que frecuentan merenderos, comedores e iglesias, y aquellos que residen en refugios de abuelos. Sin embargo, el avance del coronavirus en el país modificó abruptamente la mecánica benéfica de la entidad. En este sentido, Mariano reflejó que "nuestra situación cambio radicalmente porque de alguna forma debemos reinventarnos y bajo ese afán hacemos interconsultas mediante la información que nos dan los encargados de cada lugar nos informe sobre los estados de salud de sus visitantes y residentes". Aplicando este método, Masciocchi destacó que "así tratamos de evitar que la gente vaya a los hospitales, y que no cargue las líneas telefónicas habilitadas para consultas".

Unas 50 consultas diarias reciben los representantes de la ONG, en su mayoría madres preocupadas porque sus hijos presentan un cuadro febril, o adultos mayores, impulsados por el temor, más que por algún síntoma. Por si fuera poco, desde la organización ponen su disposición para cumplir con los mandados diarios de los abuelos, con el fin que ellos se resguarden en sus viviendas.

Ver más productos

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

El Atlas de Camisetas

Los fanáticos del fútbol tienen un Atlas

Salí protegido: máscara facial protectora

Salí protegido: máscara facial protectora

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Cronishop abre sus puertas a comercios y PYMES

Cronishop abre sus puertas a comercios y PYMES

¡Ayudá a los que más te necesitan!

¡Ayudá a los que más te necesitan!

Alberto Fernández: lo que todos quieren saber

Alberto Fernández: lo que todos quieren saber

Los libros que todos los famosos y políticos leen

Los libros que todos los famosos y políticos leen

Convertite en héroe

Convertite en héroe

La pasión no entra en cuarentena

La pasión no entra en cuarentena

Ver más productos