L a mañana del domingo arrancó con las declaraciones del presidente Alberto Fernández informando que su gobierno iba a evaluar durante múltiples reuniones en la Quinta de Olivos "hacer un corte para darle la posibilidad a la gente de quedarse en su casa" ante el avance de la pandemia del coronavirus. Por la tarde, finalmente se anunció en conferencia de prensa un paquete de medidas que incluyen principalmente, la suspensión de clases hasta el 31 de marzo y el licenciamiento para personas mayores de 60 años y aquellas que pertenezcan a algún grupo de riesgo. Hoy continuarán nuevos encuentros entre funcionarios.

El gobierno nacional sigue de cerca las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, entidad que pide tomar "medidas drásticas". Y eso aclaró Alberto Fernández, para quien "tenemos que minimizar la circulación del virus". En esa línea resaltó "ganar tiempo para administrar la salud".

Las palabras del Presidente fueron después de una extensa reunión, que empezó en horas del mediodía, cuando el portón de la Quinta de Olivos mostraba sus primeras aperturas. Allí ingresaron distintos médicos especialistas y funcionarios, como Martín Guzmán (Economía), Ginés González García (Salud), Claudio Moroni (Trabajo), Daniel Arroyo (Desarrollo Social), entre otros. Quienes también dijeron "presente" fueron Axel Kicillof, gobernador de la provincia de Buenos Aires, y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

La reunión fue extensa porque, en boca del Presidente, "estamos peleando contra un enemigo invisible". En esa línea, citó a Juan Domingo Perón al decir que la sociedad tiene que estar "atenta y vigilante".

En conferencia de prensa, el jefe de Estado anunció un paquete de medidas (ver página 3): suspensión de clases hasta el 31 de marzo; el cierre de fronteras por 15 días; licenciamiento para personas de riesgo y los mayores de 60 años; cierre de parques nacionales; suspensión de espectáculos, entre ellos, cine y teatro. Hoy el Ejecutivo dará a conocer nuevas medidas.

Entre las aclaraciones destacó que las escuelas "seguirán abiertas para la entrega de alimentos", teniendo en cuenta que en la actualidad miles de chicos dependen del comedor. Con respecto a las universidades, manifestó que "son autónomas" y "toman decisiones per se", aunque añadió que le "resulta más lógico la suspensión" en las facultades.

El cierre de frontera, prorrogable en cuanto a los días, es porque "vienen miles de turistas desde zonas de riesgo". Cabe destacar que los argentinos y los residentes en el país podrán volver sin mayores dificultades.

Asimismo, indicó que se les asignarán "horarios de atención específicos en lugares como bancos y centros de salud, porque tienen que seguir haciendo sus vidas, para que no tengan esperas ni tengan que vivir momentos de aglomeración de gente".

Además destacó que se corregirá la Asignación Universal por Hijo (AUH) y se analiza enviar mayores recursos "para los que más lo necesitan". En estudio también está modificar el sistema de entrega de las tarjetas Alimentar.

"Si el fútbol se juega a puertas cerradas", no veía "inconvenientes", sentenció el líder del Frente de Todos, quien expresó su deseo de que "les den a los argentinos la posibilidad de ver los partidos por televisión abierta", teniendo en cuenta que "para muchos" que están en su casa "es un gran divertimento".

Con el paquete anunciado, "vamos a tener un crecimiento paulatino", dijo el presidente. En esa línea sentenció que en la actualidad se lucha "contra la pandemia y la psicosis".

Si bien al momento no se anunció ninguna medida que afecte al total de la sociedad, "necesitamos que todos los que puedan quedarse en casa se queden, esta vez es buen negocio quedarse en casa", resumió el máximo mandatario. De todas maneras aclaró: "Una cuarentena generalizada para el país es mucho. Si paro durante 14 días la producción de alimentos, voy a generar un enorme conflicto en la Argentina".

En medio de la emergencia sanitaria que atraviesa el mundo, Alberto Fernández dedicó palabras para quienes remarcan los precios (ver página 5). "La gente no tiene que tener miedo al cierre de negocios o al desabastecimiento porque no es lo que estamos previendo", subrayó.

Consultado acerca del aumento de precios, por ejemplo de artículos de higiene y prevención de enfermedades, como barbijos y alcohol en gel, el jefe de Estado señaló que el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, ya está trabajando en el tema en conjunto con la secretaría de Comercio con el objetivo de retrotraer esas remarcaciones. "Estamos todos pasando un mal momento. No es posible que aprovechen esas circunstancia para aumentar los precios. La Argentina de los vivos se terminó", advirtió.

Sobre los comercios de cercanía, aclaró que no "sufrirán ningún tipo de cierre" ya que la gente necesita aprovisionarse de alimentos y además traería aparejado consecuencias económicas.

Vale recordar que la última cumbre en Olivos con semejante despliegue fue la de septiembre de 2018, en plena crisis financiera y cambiaria durante el gobierno de Mauricio Macri, cuando entre otros asuntos se decidió degradar el ministerio de Salud a secretaría.

Ver más productos

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Descubrí la Guía astrológica para 2021

Descubrí la Guía astrológica para 2021

La historia completa sobre Eva Duarte

La historia completa sobre Eva Duarte

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Ver más productos