E n los últimos años, la vida de Walter Montillo fue de calvario en calvario. Primero en lo deportivo, ya que padeció varias lesiones que hicieron que el retiro esté muy cerca; luego con su hijo, a quien en varios colegios y obras sociales discriminaron por su discapacidad. Y ahora, dos duras noticias vuelven a pegarle con suma dureza. Es que su abuelo y su papá fallecieron y, si bien restan los resultados finales, todos los caminos conducen a que son dos víctimas del coronavirus.

El que dio a conocer la triste novedad fue Universidad de Chile, club en el que se encuentra militando y donde es uno de los grandes ídolos. "El Club Universidad de Chile informa, con gran pesar, el sensible fallecimiento del señor Walter Oscar Montillo (60), padre del volante de nuestro primer equipo, durante esta jornada de martes", empieza el texto emitido por la entidad transandina, para de inmediato profundizar que "el sábado, en Argentina, don Walter Oscar fue hospitalizado tras presentar graves problemas respiratorios y que, lamentablemente, terminaron ocasionando su defunción. En las próximas horas un examen confirmará si la muerte se debió al coronavirus".

Desazón

A su tiempo, agrega que "desgraciadamente para Walter y su entorno familiar, este deceso se sumó al de su abuelo Oscar (91) durante la semana pasada, quien también presentó los mismos problemas de salud descritos anteriormente".

"A través de todos sus colaboradores, y sin duda en representación y voz de los millones de hinchas azules, el Club Universidad de Chile extiende las más profundas y sinceras condolencias a la familia de nuestro querido Walter. Acompañamos a la distancia a nuestro ídolo en estos momentos tan dolorosos, extendiendo apoyo, cariño y fuerza por estas lamentables pérdidas. Estamos contigo, Walter", sentenció.

Desde que surgió de las divisiones formativas de San Lorenzo, la Ardilla sorprendió por su talento. Sin embargo, en nuestro país no fue reconocido de la forma en que se merecía y sí brilló en Chile, Brasil y China. Justamente en Asia y en su último paso por Botafogo, padeció una seguidilla de lesiones en sus rodillas que lo alejaron de las canchas en 2017. Su pasión por el fútbol hizo que haga un nuevo intento para retirarse en competencia. Fue así que, primero pasó por Lanús y luego finalmente fichó en Tigre. Tras volver a lesionarse en su primer amistoso, volvió y fue pieza fundamental del Matador que conquistó la Copa Superliga pasada ante Boca. Y hoy se encuentra en Chile, en la U, donde quedó eliminado en las rondas previas de la Copa Libertadores.