El 10% más pobre de la población se queda con el 1,3 % del total de ingresos, mientras que el 10% más rico concentraba el 31%.