La Justicia le dictó ayer prisión domiciliaria a un empresario rosarino que estaba detenido desde el jueves, luego de haber constatado que violó el aislamiento social obligatorio al menos catorce veces en la última semana y media.

Se trata de Roberto Dutra (62), uno de los socios de Catering Gourmet -empresa que entrega viandas en hospitales de Rosario- quien fue sometido a una audiencia imputativa que se realizó por videoconferencia entre el Centro de Justicia Penal de Rosario y la jefatura de policía local, donde el acusado estaba alojado.

Para salir de la cárcel y dirigirse a una de sus quintas tuvo que pagar un millón de pesos de fianza. Lo insólito es que Dutra había sido arrestado el pasado fin de semana, porque los efectivos detectaron que -desde que su pareja volvió de un viaje del exterior- el hombre de negocios entraba y salía sin cesar de su casa, en las lujosas torres Maui de Rosario. Fue en ese momento que le dictaron prisión domiciliaria.

Pero no cumplió. Los vecinos de las torres difundieron por redes sociales la "excusa" que utilizó para violar también esa orden de la Justicia: un certificado médico apócrifo que decía que trabaja como "mucamo" en un centro médico. Entonces allanaron su casa y encontraron ese papel, por lo que volvió a estar tras las rejas.

Ya el mes pasado el empresario había llegado a los medios locales: un grupo de médicos del hospital Centenario de Rosario hizo una protesta por el mal estado de las viandas que reciben diariamente. Denunciaron que en las raciones de comida encontraron gusanos, tierra, colillas de cigarrillos, tornillos y hasta dientes. Era contra Catering Gourmet.