L os anuncios del gobierno van rotando de cartera. Ayer fue el turno de Gabriel Katopodis, ministro de Obras Públicas, quien ratificó la construcción de ocho hospitales de emergencia, cinco de ellos en el conurbano. Asimismo aseguró que, bajo expreso pedido de Alberto Fernández, finalizarán los dos nosocomios de La Matanza.

"El Presidente nos ha encomendado realizar todos los esfuerzos para cuidar a todos los argentinos, en particular a los más vulnerables, los adultos mayores. En ese marco me ha pedido especialmente desarrollar un plan de trabajo que hemos organizado junto al Ministerio de Salud para ampliar y fortalecer la red sanitaria en la Argentina", afirmó el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis.

Los dos hospitales que serán terminados son el Néstor Carlos Kirchner, en Gregorio de Laferrere, y el materno infantil de Rafael Castillo, que se encuentra sobre la ruta 1001. Ambos en el partido de La Matanza.

"No concebimos que estos hospitales durante estos cuatro años se hayan mantenido con las puertas cerradas y estén paralizados", remarcó Katopodis, quien también expresó el reconocimiento del Presidente "para todos los trabajadores, ingenieros, arquitectos y operarios, que van a estar comprometidos en la construcción de los ocho módulos hospitalarios y en la reapertura de estos dos hospitales".

Los módulos hospitalarios de emergencia, en tanto, requerirán una inversión de 1.040 millones de pesos y serán construidos en los partidos bonaerenses de Florencio Varela, Quilmes, Tres de Febrero, Hurlingham y Moreno, en terrenos de las Unidades de Pronta Atención (UPA), y en las provincias de Chaco, Córdoba y Santa Fe, en espacios municipales que cumplan con los requisitos necesarios. En cada unidad brindarán atención sanitaria dotaciones de 100 médicos, especialistas y trabajadores de la salud.

Según informaron desde Balcarce 50, "estarán edificados sobre instalaciones de mil metros cuadrados y funcionarán como centros de emergencia de atención de terapia intensiva e internación". El proyecto estará a cargo de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (Unops).

Los módulos se construirán en seco, lo que implica la edificación rápida y en simultáneo de las estructuras. El objetivo es asegurar la generación de mecanismos de atención médica a través del aumento de efectores de atención intensiva.

Cada uno de los hospitales estará equipado con 24 camas de terapia intensiva, 46 de internación, boxes de aislamiento, poliductos de cabecera de alta complejidad, además de centrales de oxígeno y humidificación y de aire comprimido. También contarán con monitores con módulos para oximetría, monitoreo cardiológico, medición de PVC y presión invasiva, capnografía y registro electrocardiográfico.

Los módulos estarán provistos de instalaciones de redes de servicios, redes de datos interna/externa y las certificaciones correspondientes.