Pese a la inquietud que existe en los Estados Unidos tras conocerse que un funcionario brasileño infectado de coronavirus estuvo junto con Trump, el mandatario le contestó a los periodistas con esa frase en la Casa Blanca.