E l aislamiento sigue gatillando conflictos mortales. Un hombre de 61 años mató ayer a su pareja de un carabinazo en la frente y luego se suicidó al dispararse en la cabeza en una chacra del partido bonaerense de Ayacucho, a unos 350 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires, informaron fuentes policiales y judiciales.

El hecho fue descubierto cerca de las 6.45 en un establecimiento rural ubicado en la calle Los Hornos, a 150 metros de la ruta provincial 50, luego de que la hija de la mujer encontrara a su mamá muerta y con la cabeza ensangrentada. Fuentes policiales y judiciales informaron que la joven de 18 años, al ver fallecida a su madre, Estella Florentín (40), buscó rápidamente a la pareja de la víctima, a la que también encontró muerta en un granero, a unos 300 metros de la casa central. Al lugar llegaron efectivos de la Policía Rural de Ayacucho junto con personal de la fiscalía de turno de Dolores, que comprobaron que la mujer tenía una almohada apoyada en el cabeza y una herida de arma de fuego a la altura de la frente. De acuerdo con las fuentes, esta mañana personal de Policía Científica realizó los peritajes correspondientes. Los investigadores secuestraron una carabina calibre .22 y creen que fue utilizada por el hombre, llamado José Alberto Urtizbiría (61), para cometer el femicidio y luego quitarse la vida con un disparo en la cabeza.

"También se incautaron otras armas de fuego que había en la casa y los teléfonos celulares de ambas personas en busca de pruebas que determinen las causas del femicidio", dijo un vocero con acceso al expediente. Además, los pesquisas tomaron declaración testimonial a la hija de la mujer asesinada, que contó que la noche anterior escuchó una discusión entre su madre y su novio, tras lo cual se colocó unos auriculares y se durmió en una de las habitaciones.

Según las fuentes, la pareja mantenía una relación desde hace diez años y, en principio, no había antecedentes de violencia de género. El hecho es investigado por el fiscal Diego Torres, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 del Departamento Judicial de Dolores, quien caratuló la causa como "homicidio agravado seguido de suicidio". Los voceros añadieron que el funcionario judicial dispuso que se realice la autopsia en la morgue policial de Maipú.