El presidente Alberto Fernández recibió ayer en la residencia de Olivos a los principales referentes de la industria turística, uno de los sectores más afectados por la cuarentena. Durante el encuentro analizaron las políticas que el gobierno nacional ha implementado en el marco de la pandemia y los empresarios insistieron con el proyecto para declarar la emergencia del sector.

El turismo emplea a 1,1 millón de personas en el país y abarca más de 5.000 agencias y 17.000 hoteles, entre otras empresas y comercios.

Además de las medidas económicas generales, desde el Ministerio de Turismo y Deportes prometieron fondos de apoyo económico exclusivos para el sector, entre ellos uno destinado a micro, pequeñas y medianas empresas (agencias de viaje, empresas de hospedaje y gastronomía asociada al turismo) para hacer frente al pago de los salarios. "Fue una muy buena reunión, donde acompañé al Presidente para atender las demandas de los representantes del sector privado ante esta crisis inédita que está sufriendo el turismo. Vamos a seguir trabajando para contener el daño del presente y pensar, en paralelo, planes a mediano y largo plazo con un único objetivo: que el sector esté de pie para reactivar la economía argentina cuando termine la pandemia", señaló el ministro Matías Lammens.