Desde que llegó, está involucrado en todo lo que ocurre en el club como si se tratara del hincha número 1 de Gimnasia. Al llegar le dio un espacio de su corazón para que también se pinte de azul y blanco; levantó el ánimo de los hinchas; advirtió que sólo permanecería allí si la persona que lo fue a buscar se presentaba y triunfaba en las elecciones. Y cuando los resultados no se daban, le advirtió al presidente que "ni se le ocurra despedirlo". La mención es para Diego Maradona, quien analizando las consecuencias que genera y va a seguir generando el coronavirus, dijo estar dispuesto a renegociar su salario para darle, en cierta manera, algo de respiro a la entidad platense.

Esto fue confirmado por el máximo pope de Gimnasia, Gabriel Pellegrino, quien contó: "A través de su asistente, recibimos el llamado y fue uno de los primeros que dijo que, si necesitábamos rever el ingreso de él, que lo tuviéramos en cuenta, porque estaba dispuesto a hacerlo. Eso habla de una persona que no está pensando en el fin de mes, en el sueldo, ni nada. Sólo en trabajar y sacar a Gimnasia de donde está".

En diálogo con Cielo Sports, el máximo pope del Lobo aseguró: "No solamente es factible, sino que él está dispuesto a venir a Estancia Chica. Maradona no está mirando la fecha del contrato, él quiere venir a entrenar y está listo para volver cuando termine todo esto. Está muy lejos de todo eso". Desde hace mucho, Diego viene recalcando su deseo de instalarse definitivamente en la ciudad de La Plata para tener cerca el lugar de entrenamiento del primer equipo.

Por último, Pellegrino resaltó: "No es prioridad para nosotros esa conversación, porque tampoco lo es para el cuerpo técnico. En todo caso nos pondríamos a conversar una vez que se logre la continuidad del equipo jugando en Primera. No hay nada para charlar ahora, y no va a ser difícil llegado el momento. Ellos están cómodos, la única inquietud es la situación del descenso", sentenció.