Son horas difíciles para la salud de Plácido Domingo, que a sus 79 años contrajo coronavirus y ayer fue internado en un hospital de Acapulco, en México. "Su condición es estable y permanecerá en el hospital tanto como los doctores lo consideren necesario hasta una esperada completa recuperación", indicó una portavoz del cantante en un correo enviado a la agencia de noticias española EFE, sin dar más detalles ni especificar la clínica donde se encuentra.

Algunas versiones periodísticas reportan que ya pasó "la parte más crítica de la enfermedad" y que la evolución del artista hace suponer que pueda ser dado de alta la semana que viene, para seguir su convalecencia en una casa de un exclusivo barrio privado.

El año no comenzó bien para Domingo, con múltiples presentaciones canceladas por las numerosas denuncias por abuso sexual en su contra, refrendadas en una investigación del sindicato de músicos de Estados Unidos que dio por comprobados muchos de los comportamientos impropios que se le endilgan.