Un pueblo de Bolivia quedó totalmente aislado luego de que una víctima de coronavirus, de 68 años, fuese enterrada sin cumplir con los protocolos para evitar contagios.

"Se va a aislar el municipio de Punata. Se cierran los mercados, se cierran las entidades financieras y entramos en una cuarentena estricta, mínimo de 15 días, porque al existir una manera irregular de enterrar a una persona con Covid-19, muchos estamos expuestos a ser contagiados", explicó la alcaldesa Clary Mabel Montaño.

El fallecido es un hombre de 68 años que había dado negativo en la primera prueba y, al parecer, había muerto por fibrosis pulmonar. Sin embargo, el segundo examen, que se conoció después del deceso, confirmó que estaba infectado. Cuando esto se supo, ya había sido enterrado en una ceremonia a la que asistieron al menos 40 personas.

De esta manera, ya son 11 los fallecidos por coronavirus en Bolivia.