En septiembre del año pasado, tras la derrota en las PASO, Macri les pagó a las generadoras 120 millones de dólares en compensación por el congelamiento de las tarifas. Cobraron, entre otros, Mindlin y Caputo.