La imagen del presidente Jair Bolsonaro sigue en caída libre por su rechazo a tomar medidas contra el coronavirus y por haber firmado un decreto para permitir que los empresarios dejen de pagar durante cuatro meses el salario de sus empleados, que horas después anularía.