El gobierno nacional tendría asegurado el abastecimiento de los productos para el personal de la salud. Recién entonces abriría la puerta al uso generalizado en la población.