El país hermano fue el respaldo más contundente para Argentina. Además de la gestión política y diplomática, compó misiles y prestó aviones en el campo militar.