Aunque aseguró que con "acciones decisivas" se puede detener el avance del virus, el director general de la OMS advirtió que el "mayor desafío" es el de "las áreas con transmisión entre comunidades".