D urante semanas, el primer ministro británico, Boris Johnson, minimizó los alcances del coronavirus. Tardó -bastante- en tomar medidas y ahora él mismo se convirtió en víctima de la enfermedad. Tras haber sido hospitalizado el domingo, ayer por la tarde debió ser derivado a la unidad de terapia intensiva porque su estado se volvió más grave, pese a que, en horas de la mañana, su círculo cercano afirmaba que solamente presentaba un cuadro de tos y fiebre que no le impedía desarrollar sus funciones.

En horas de la mañana de ayer la situación parecía alentadora y el propio Johnson, de 55 años, contaba en las redes sociales lo que ocurría. "Siguiendo el consejo de mi médico, fui al hospital para algunas pruebas de rutina, ya que todavía estoy experimentando síntomas de coronavirus. Estoy de buen humor y manteniéndome en contacto con mi equipo, mientras trabajamos juntos para combatir este virus y mantener a todos a salvo", expresó.

Con la misma tranquilidad con la que había escrito Johnson habló luego un vocero, quien dijo que "pasó una noche cómoda en el Hospital Saint Thomas de Londres y está de buen humor" y que permanecía "en observación", con un cuadro de "fiebre y tos". En el mismo sentido, el ministro de Vivienda, Robert Jenrick, aseguró que el premier se mantendría en funciones. "Ha estado trabajando extremadamente duro, liderando al gobierno y actualizándose constantemente; eso continuará", sostuvo, a la vez que vaticinó que pronto retomaría su rutina.

Sin embargo, en medio del optimismo que intentaban transmitir algunos miembros del gobierno, una noticia provocó una gran preocupación: a Johnson le administraban oxígeno.

Todo empeoró

En horas de la tarde del lunes, las cosas para el premier británico se pusieron más difíciles, ya que su cuadro se volvió más grave y tuvo que ser trasladado a una sala de cuidados intensivos. "La condición del primer ministro ha empeorado y, por consejo de su equipo médico, ha sido trasladado a la unidad de cuidados intensivos en el hospital", detalló un comunicado oficial.

Además, un vocero del gobierno expresó que el traslado fue por "precaución" y agregó que el propio Johnson ordenó que el ministro de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, lo "reemplazara en todo lo que fuera necesario".

A Johnson le detectaron Covid-19 el pasado 27 de marzo y desde entonces permaneció aislado, mientras cumplía sus funciones de gobierno. Por su parte, su pareja, Carrie Symonds, de 32 años, que está embarazada, también fue diagnosticada con coronavirus.

Ver más productos

Descubrí estas tendencias imperdibles

Descubrí estas tendencias imperdibles

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Ver más productos